|
|
|
|
|
|
|
|
|
|
| |
|
|
|
|
|
|
Cómo agradar a los demás
Escrito por LIBRE/Exclusiva    Miércoles, 02 de Febrero de 2011 17:43    Imprimir E-mail

El gran pensador y psicólogo norteamericano William James señaló que: “Uno de los deseos más apreciados por la humanidad es el de ser reconocidos por los demás. Una encuesta realizada en Estados Unidos a estudiantes de bachillerato sobre la siguiente pregunta: “Qué es lo que más desea?”, reflejó que una amplia mayoría respondió que deseaban ser populares. El sentimiento de no ser estimado o apreciado produce frustración, envejecimiento y enfermedad. Para dominar el arte de la popularidad y la amistad, además de ser espontáneo, usted deberá observar algunas técnicas sencillas.

No existe elemento más poderoso para caer bien a los demás que el de la sinceridad; sea una persona agradable, abierta y natural en su trato con los demás. Evite el chisme y la mentira, que son dardos venenosos, tanto para usted como para sus interlocutores. No sea grosero ni desagradable con la gente, no los ignore, demuéstreles un interés sincero y haga sentirles que usted los quiere.

La cortesía es otro elemento importante en el desarrollo de agradar a los demás. Aprenda a dar las gracias por todo favor recibido, por mínimo que sea; diga buenos días, buenas tardes o buenas noches en todo lugar donde entre, o de donde sale, aunque sea en su propia casa; ésto creará un hábito en usted y en su familia, cuyos resultados incidirán en una personalidad agradable.

Aprenda a recordar los nombres de todas las personas con las que interactúa durante el día, no hay sonido ni música más agradable a los oídos de cualquier persona, que el de su propio nombre; llame a las personas por su propio nombre, nunca utilice apodos, por simpáticos que parezcan; es el nombre propio el que identifica a una persona y el que está íntimamente ligado a su personalidad, su mente y su alma. Cuando usted llama a una persona por su nombre, ella se lo agradece.

Aprenda a escuchar, escuche a los demás, sea acogedor de sus ideas, nunca pretenda imponerse gritando a los demás porque éso tensa una relación de amistad o de negocios, aleja en lugar de acercar. Ethel Cotton, una maestra en el arte de conversar indicó con gran profundidad que: “hay que hablar con las personas y no a las personas”. Siéntase tranquilo cuando escuche a alguien, trasmita tranquilidad a los demás; ésto se lo agradecerán porque generalmente la mayoría de las personas siempre andamos agitados por alguna emoción, y cuando nos encontramos con una persona que nos escucha con tranquilidad inconscientemente tendemos a sentirnos tranquilos, relajados.

No discuta, porque en una discusión casi nunca hay un ganador, cada parte siente que tiene la razón. Usted no se acerca a una persona para demostrarle que usted es superior a ella, la otra persona hará todo lo que esté a su alcance para no sentirse inferior, especialmente cuando hay terceras personas en el ambiente. Trate de eliminar los elementos ásperos y haga uso solo de expresiones agradables y positivas al referirse a los demás.

Evite dar la impresión de que usted lo sabe y domina todo. No sea egoísta. Si usted domina un tema y hay otra persona en una reunión que desea lucirse, permítaselo, esa persona se lo agradecerá toda su vida y usted habrá ganado un amigo. Para que la gente desee estar a su lado, dele a los demás lo que ellos siempre esperan, amistad, sinceridad y reconocimiento. Haga siempre esfuerzos por evitar los malentendidos, aclárelos, que ésto le evitará disgustos en el futuro; por su parte, deseche cualquier desagravio, que usted gana más dejando pasar una mal intencionada alusión que haciéndole frente con una acalorada discusión. Evite el desgaste innecesario de sus enemigos. Ahórrelas solo para obtener resultados positivos.

Reconozca los atributos físicos y las habilidades y capacidades que observe en los demás, si alguien es hábil en gramática o en matemática, reconózcaselo. No pierda una sola oportunidad de pronunciar una expresión de felicitación por los éxitos de los demás, en su trabajo, en su centro de estudios, o en su familia, sobre todo con sus hijos y con su esposa. No lo olvidarán nunca e irá creando a su alrededor la imagen de un excelente amigo. Siempre tenga algo que ofrecer a la gente, una expresión de estímulo o de cariño que les ayude a ser más fuertes para enfrentarse a la vida con mayor confianza, fe y solidaridad. Dale fuerza a la gente y usted recibirá afecto.

Piensen por un instante en aquellas personas que admiran por la facilidad que tienen de caerle bien a todo el mundo y como logran conquistar a su auditorio o a la gente que la rodea, algunos ya son así de forma natural pero muchos otros tuvieron que desarrollar esas habilidades y éso es lo que vamos a ver, como adquirir habilidades para agradar a las personas:

Regla 1: Interésese sinceramente por los demás.
Regla 2: Sonría.
Regla 3: Recuerde que para toda persona, su nombre es el sonido más dulce e importante en cualquier idioma.
Regla 4: Sea un buen oyente. Anime a los demás a que hablen de sí mismos.
Regla 5:  Hable siempre de lo que interese a los demás.
Regla 6: Haga que la otra persona se sienta importante y hágalo sinceramente.

 

(Buscando sus autores)

 

Actualizado ( Miércoles, 02 de Febrero de 2011 17:46 )
 

Este contenido esta archivado. No puede comentarlo.

       LAS 5 ULTIMAS OPINIONES

Copyright 2014 LIBRE, L.L.C. All rights reserved.