|
|
|
|
|
|
|
|
|
|
| |
|
|
|
|
|
|
“Limonar” Martínez: grande entre los grandes
Escrito por Jesús Saiz de la Mora    Miércoles, 02 de Junio de 2010 14:06    Imprimir E-mail

En el baseball amateur cubano, existió un trio de lanzadores que defendieron los colores del Deportivo Matanzas. Dirigidos por Pipo de la Noval, con el sobrenombre de “Los Tres Mosqueteros”. Fueron Sandalio “Potrerillo” Consuegra, Rogelio “Limonar” Martínez y Angel “Catayo” González.

Limonar Martínez, se inició en el baseball amateur en 1940 con el Deportivo Matanzas. Defendió los colores de ese equipo hasta 1943, pasando al profesionalismo en la temporada de 1945-46 con los Alacranes del Almendares.

“Limonar brilló en la pelota amateur y fue un excelente lanzador, con una recta fuerte que más se parecía a una “sinker”, dijo Tatica Hernández. “Me enfrenté al matancero en varias oportunidades y la recta se le movía mucho. Fue un ganador consistente en el amateurismo cubano”, enfatizó el receptor Hernández.

“Fue una excelente persona y un caballero dentro y fuera de los terrenos de baseball”, agregó el receptor universitario. “Fuimos compañeros en los Havana Cubans y mantuve contacto con él hasta que más tarde se mudó fuera de New Jersey, que perdí el contacto”, agregó Tatica Hernández.

La temporada de 1943 de la Unión Atlética Cubana fue una de las más reñidas. Ese año, el Deportivo Matanzas, se coronó campeón en la última fecha de la contienda. Se enfrentaron los matanceros al Círculo Militar en La Tropical, saliendo por la puerta grande el Deportivo de Matanzas, derrotando a los militares 3-1 y superando por medio juego al Círculo de Artesanos, para coronarse campeones.

Durante seis temporadas, el nativo de Cidra, lanzó para el equipo matancero, logrando un récord de 49 triunfos, 22 derrotas y un promedio de carreras limpias de 2.62.
“Su actuación en las Series Mundiales Amateurs fueron escelentes”, dijo Andrés Fleitas, quien fuera compañero de batería en la Serie Mundial del 41. “Excelente control, tiraba duro y sus lanzamientos eran por el lado, siendo muy difícil para los bateadores derechos”, acotó Fleitas.

Limonar ganó dos juegos en la serie de 1941, en la serie del 43 tuvo una actuación extraordinaria cuando venció al equipo Mexicano con solo 63 lanzamientos, a los que pintó de blanco. En esa serie terminó con tres victorias sin derrotas. Por último participó en la serie de 1944, en un encuentro y salió derrotado. Su total en las tres series fue de 5 triunfos y una derrota.

El lanzador matancero, debutó con el Almendares. Participó en el Campeonato de la Federación, que se jugaba en La Tropical y regresó a la Liga Cubana en la campaña de 1947-48 con los Tigres del Marianao.

“Limonar tuvo una actuación extraordinaria el 15 de febrero de 1950 lanzando por los Tigres del Marianao frente a los Alacranes del Almendares”, expresó Fleitas. “Fue su mejor partido anotándose un “no hit no run” pintándolos de blanco 6-0. En ese encuentro, yo fui el último bateador y conecté una línea al segunda base para terminar el juego. Todos los jugadores del Marianao, corrieron a saludar a Limonar”, enfatizó el receptor de los azules.

La actuación de Limonar en el profesionalismo durante seis temporadas, participó en 135 encuentros, ganó 16 y fue derrotado en 18 oportunidades. Jugó en México en 1948, regresando en 1954 y 55. Tuvo una actuación con los Havana Cubans de 1947, 48 y 49. En Grandes Ligas, estuvo en una sola temporada con los Senadores del Washington en 1950, terminó con una derrota sin victorias.

Limonar nació en Cidra, provincia de Matanzas el 5 de noviembre de 1918.

Fue una Gloria de Cuba en el baseball amateur, fue un caballero en todo el sentido de la palabra dentro y fuera del terreno como expresó otro grande de esa época: Tatica Hernández, quien fuera receptor de la Universidad de La Habana y posteriormente pasó al profesionalismo.

 

 

 

 

 


 

 

Este contenido esta archivado. No puede comentarlo.

       LAS 5 ULTIMAS OPINIONES

Copyright 2014 LIBRE, L.L.C. All rights reserved.